lunes, 8 de diciembre de 2008

Loncheras saludables para el cuidado de los niños






· Significado e importancia

La lonchera es el medio de transporte del refrigerio de los niños, por lo tanto, estas comidas deben tener las mismas características nutricionales, de presentación y apariencia, como si fueran consumidas en el hogar.
Estas tienen un impacto importante en la alimentación de los niños ya que deben proveer energía, vitaminas y minerales durante las horas de clase. De igual modo, es importante compartir tiempo con el niño, incluyéndolo en todo el proceso de elaboración de la lonchera, desde la compra de esta, hasta la elección y preparación de la misma.

· Porcentaje de energía del valor calórico total aproximado de una lonchera
La lonchera representa entre 10 y 20% de lo que el estudiante debe consumir durante el día. El Ministerio de Salud (Minsa) informó que las loncheras escolares son importantes y necesarias para los niños en las etapas preescolares y escolar, ya que permiten cubrir las necesidades nutricionales, asegurando así un rendimiento óptimo en el centro educativo. La lonchera no debe reemplazar al desayuno o al almuerzo.

· Características de los recipientes donde se empacan los alimentos

- Fáciles de manipular.
- Higiénicos.
- Material resistente.
- Recipientes que conserven la temperatura por más tiempo.
- Herméticos.
- utilizar papel aluminio o bolsas herméticas, con el fin de evitar humedecer el resto de alimentos que componen la lonchera.

· Pasos o aspectos a seguir a la hora de planear una lonchera

- Tener en cuenta los requerimientos calóricos que el niño necesita durante el día y cual será el porcentaje a cubrir de la lonchera.
- Tener en cuenta los gustos y rechazos del niño.
- Tener en cuanta no incluir alimentos que perezcan con mayor facilidad.
- Involucrar los niños en el proceso de compra, selección y preparación de la lonchera.
- Tener una adecuada manipulación de los alimentos y los recipientes donde estos se almacenaran para evitar contaminaciones o posibles intoxicaciones.
- La lonchera debe ser variada tanto nutricionalmente como organolépticamente.
- Empacar los alimentos en recipientes aptos y fáciles de manipular por los niños.
- Empacar solo lo que el niño pueda comer.
- Los alimentos y los recipientes deben ser previamente lavados y desinfectados
- Tratar de mantener la temperatura adecuada de los alimentos con el fin de evitar riesgo de intoxicaciones.
- Empacar los alimentos por separados, para evitar contaminación cruzada.



· Características de los alimentos que se empacan en una lonchera


- La leche o el yogur o el jugo de fruta se ponen congelados en la lonchera, lo que sirve a la vez para conservar los otros alimentos y a la hora de consumirlos ya están descongelados.
- Los alimentos en la lonchera deben permanecer los calientes, calientes y los fríos, fríos para evitar que se dañen y afecten la salud de su hijo.
- Variar los alimentos diariamente, para que el niño no se canse y tienda a no consumir los alimentos empacados.
- Tener en cuenta alimentos que se oxidan y magullan fácilmente, como algunos tipos de frutas (bananos, manzana en rebanadas, pera en rebanadas entre otros).
- Evitar alimentos con alto contenido de azucares concentrados, ya que estos pueden provocar molestias estomacales.
- En el caso de empacar leche o yogurt al niño, tener en cuenta congelarlos desde el día anterior y verificar la fecha de vencimiento.
- Las frutas no deben ser muy maduras ni muy verdes.
- Combinar texturas; suaves, tostadas, crujientes.
- Alimentos de colores llamativos, ya que los alimentos de colores pálidos les aburren.


· Alimentos no aptos a la hora de empacar una lonchera

- Alimentos que puedan dañarse con facilidad, como el banano, ya que se puede magullar y oxidar fácilmente.

-Alimentos que tengan olores los contaminar los otros, ya que pueden impregnar los demás alimentos, lo que causaría un rechazo por parte del niño.

- Confites, por que tienen un alto valor calórico que podría ser aprovechado por alimentos más nutritivos.

  • Características de la lonchera


Debe ser nutritiva (balanceada) sencilla en la preparación, fácil de manipular, atractiva, compatible con los gustos y preferencias. La lonchera debe contener los tres grupos de alimentos que son:

Energéticos: Alimentos ricos en carbohidratos que actúan como combustibles para el cuerpo, ejemplo: pan, galletas, cereales, maní, pecanas, nueces, etc.


Formadores: Aquellos ricos en proteínas que favorecen el crecimiento de los niños, ejemplo: queso, yogurt, carnes, pollo, huevo, conserva de pescado (filete).


Reguladores: Estos son ricos en vitaminas y minerales que nos protegen de las enfermedades, ejemplo: frutas enteras, o en tajadas (de estación y fácil de manipular). Además no debemos dejar de lado el consumo de agua, ya que así evitamos la deshidratación o el cansancio luego de varias horas de estudio. Ejemplo: agua o refrescos de frutas naturales.




En cuanto a las loncheras para un niño de inicial y primaria, la diferencia marcada está relacionada a la cantidad de alimentos de acuerdo a la edad. Por ejemplo, un niño de tres años necesita pequeñas porciones que irán aumentando en la medida que va creciendo. De igual modo, los adolescentes deberían llevar un refrigerio cuando permanecen períodos largos fuera de casa.





En horarios escolares extensos (7 horas a más) la lonchera se incrementa porque cubrirá parte del almuerzo. Al regresar, sólo deben comer algo ligero (plato de fondo y refresco).

Ejemplos de loncheras:


Preescolares (4 a 5 años):
· Un pan de molde con pollo deshilachado
· Media taza de sandía en cuadraditos
· limonada (200ml)


Escolares (6 a 10 años):
· Un pan con huevo revuelto
· Un melocotón
· Jugo de mora(350ml)


Adolescentes (11 a 17 años):
· Un sándwich triple (palta, tomate y pollo)
· Una manzana
· Una mandarina
· Jugo de maracuyá (500ml).